Portada » La próxima reforma laboral

La próxima reforma laboral

Hace no mucho tiempo que el gobierno nos sorprendió con una reforma laboral que restringía los derechos de los trabajadores. Lo que tantas generaciones costó ganar y se consiguió a base de lucha, esfuerzo e incluso alguna gota de sangre se perdió de la noche a la mañana a costa de esta crisis que al paso que va parece que va a durar para siempre.

Lo irónico de la situación es que no fue un gobierno de derechas el que trajo estas leyes restrictivas de derechos sino que fue el PSOE, un partido en principio más cercano a los trabajadores y al pueblo. ¿Qué quiere esto decir? ¿Cómo ha interpretado esto el pueblo? Pues muy sencillo que hoy en día ningún gobierno está libre de tomar decisiones soberanas en favor de su pueblo sino que todos sufren los grilletes de la economía y deben doblar la cerviz ante el poder del sempiterno Euro

zapatero

Ya en la pasada reforma laboral la prestación por desempleo fue reducida hasta en un 20% y la indemnización por desempleo bajo de 45 días por año de trabajo a tan sólo 33. Los trabajadores aceptamos a regañadientes estas perdidas de derechos con la promesa de que a la larga todo esto redundaría en un mayor nivel de empleo general que provocaria una reducción del paro y un mayor nivel de renta. Sin embargo hoy, casi tres años después de la reforma, hemos visto que los derechos se perdieron pero que a la contra los supuestos beneficios que ibamos a obtener no han llegado. Los sacrificios personales que asumimos para que hubiera empleo para otros amigos y familiares no se han conseguido. Lo que si que se ha conseguido ha sido que el capital haya limpiado sus empresas de trabajadores a un precio más barato que el que tenían pensado. Una vez más el fuerte se ha aprovechado del debil

Y ahora vuelven con la misma historia. Si queremos ser competitivos, si queremos que se genere empleo en la sociedad y haya riqueza debemos renunciar a nuestros derechos. Una vez más la promesa es que esa renuncia de derechos vendrá acompañada de una mejora para todos. Pero como vamos a creerles. Cómo saber que esta vez es verdad y que dentro de tres años no volveremos a estar sometidos a la presión de los poderes facticos para que reduzcamos nuestros salarios o nuestras indemnizaciones?

Pensemoslo bien antes de entrar docilmente por las puertas que nos quieren hacer pasar. Pasar es facil pero una vez allí la vuelta atrás se considera casi imposible. Los derechos se tardan mucho en conseguir y muy poco en perder. Esperemos que que al menos algo quede en nuestra memoria para recordar que eso fue nuestro y lo volverá a ser